27 de enero de 2011

Para mí lo que está mal es que unos pocos tienen mucho, muchos tienen poco y algunos no tienen nada. Si esos algunos que no tienen nada tuvieran algo de lo poco que tienen los muchos que tienen poco, y si los muchos que tienen poco tuvieran un poco de lo mucho que tienen los pocos que tienen mucho, habría menos líos. Pero nadie hace mucho, por no decir nada, para mejorar un

poco
algo tan simple.

26 de enero de 2011

16 de enero de 2011

El que se quede sin dar el paso, no voy a ser yo.
Quien se canse de tus abrazos, no voy a ser yo.

Yo no veo otra salida, no quiero pasar la vida sin que la vida pase a través de mi.
Yo no veo otra salida, no quiero pasar la vida pisando una piedra y volviendola a pisar.

3 de enero de 2011

Aunque ustedes no lo crean yo antes era un tipo completo. Cabeza, tronco, extremidades, todo tenía.
Pero vino la crisis, y claro, tuve que ir desprendiendome de lo prescindible...primero las piernas, que la verdad no es que me desprendi, se me gastaron buscando trabajo.
Luego las manos, total, trabajo no había. Se las vendí a uno que las usaba para empujar el auto cuando no tiene dinero para ponerle nafta.
Despues pidieron poner el hombro. Yo puse primero uno, luego el otro, mas tarde todo el lomo...ganas de participar, que le dicen. Y como estaba convencido de que había que apechugar, apechugué. Ahí fue que perdí el tórax.
Entonces no hubo mas remedio que ajustarse el cinturon. Tanto, que lo que quedaba de la cintura para abajo tuve que malvenderlo, un entusiasta me lo compró. El hombre decia que para salir adelante había que pelarse...bueno, esa parte. Solo que él no quería pelarse esa parte suya, por eso me la compró.
Diarios, radio y TV me dieron algo por mi nariz, orejas, ojos. Los usan para olfatear escándalos e inflar los índices de audiencia y rating.
Lo triste es que, gratis, ellos fueron quedandose también con mi cerebro. La cuestión es que hoy soy sólo una boca, que al fin y al cabo es lo único imprescindible para esas tres cosas que nos permiten sobrevivir y que son: comer, no callarnos, y sonreír de vez en cuando.

Quino-.